martes, 30 de diciembre de 2014

Será la Luna.

Será esta luna envejecida,
frígida y ajena al aullido,
la que siembra los hielos
que nos abducen,
haciéndonos partícipes
de su indolencia.
Será este sol tibio,
de flácidos rayos,
el que no nos alivia
de la escarcha crónica
que los ánimos atenaza.
Habrá que armarse de ansias
para cazar deseos furtivos
y repoblar las mieles
de los muslos trepidados,
escalar las cumbres
de los lechos calmos
y atormentarlos con tornado
de embestida urgente.
Habrá que consumar
con sumo agrado,
y morir en vientre
y renacer dormido,
cargar la carne
con munición de plasma
para afrontar batallas
que nos rediman. 

lunes, 22 de diciembre de 2014

Lotería.

Ilusos como infantes,
sumidos en la vorágine
de colegiales cantando
los azares que nos rediman.
Fecha de improbable cambio,
átomos de madera grabada,
numeradas partículas
tratando órbitas caóticas,
en continua colisión,
alrededor de las miserias.
Cabalístico y supersticioso,
el día de los metálicos universos que, en paralelo,
combinarán fortuna
con el anhelo.
Tras el estallido,
imágenes icónicas
de agraciados simios,
celebrando capitales
que les alivie las usuras.
No seré yo.
Bien podría.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Revoltijo's blues.

Por no ver
la quijada de Caín en pantalla,
el eructo de un mundo canalla,
las sotanas volar y caer,
es mejor
asaltar los nidos de gaviotas,
liberar los cautivos idiotas
que confunden ansia con amor.
Patrullar
entresijos en los callejones
donde atracan furtivos galeones,
a falta de las olas del mar.

Puedes soldar la vida,
bien con estaño o con aspirina,
pero la grieta se vuelve abisal.
Si no tienes cabida
en este antro de parricidas
vuelve a tu catre y ponte a meditar.

No extraviar
la cabeza ni su sustancia,
porque no nadas en abundancia
de buenas causas que remediar.
Elegir
el camino más equivocado,
ejercer siempre como acusado,
cumplir la pena sin remitir.
Contrariar
todo cuento que te han contado,
ya las hadas se han suicidado
y el conejo empieza a desvariar.

No esperes al destino,
el vaticinio no lo trae el mal vino
ni las alondras de fonda y portal.
Perdió la fuerza el sino,
las amapolas no tienen padrino,
sólo florecen por necesidad. 

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Al gusto.

De nada vale el paraguas más irreductible
cuando el aguacero va dentro,
que son nubes de plomo
las que se apilan en los tuétanos,
que lo que llueve se adhiere
a la central de alarmas
y adormece los fusibles.
No hay razón para la cordura,
que más vale el vuelo
a lomos de una oca psicótica
que cabalgar montes de espino,
sísmicos y predecibles.
No busquéis dobleces en las palabras
cuando el hablar es todo ovillo,
tomad mi verso crudo
y cocinadlo al gusto,
o al regusto,
que la nostalgia es ángel
siempre caído.
Podría seguir mareas de equilibrio
o anclar aquí,
en puerto dado al maremoto.
Qué más dará,
si el final es lo que es,
final sin seguido,
sin siquiera aparte,
y bien puedes ahorrarte
dejar legado.


Villancico de guardia.

Mucho no soy de guirnaldas
ni estridentes campanillas,
por eso no me hacen falta
esas cuatrocientas sillas.
La edad me hizo puñetero,
un huraño descreído,
si eres un campanillero
vete por donde has venido.
Ardor me dan villancicos,
zambombas y panderetas,
sabiendo que hay niños chicos
creciendo entre metralletas.
Otros muchos cada día
desahuciados del pesebre,
y no tienen medicina
para aliviarles la fiebre.
Que el oro nos lo mangaron,
nos dejaron el incienso,
con él nos aborregaron,
sólo somos puro censo.
Ve a cantar a los palacios
y las puertas del Congreso,
a Pablo, el del pelo lacio
que nos promete progreso.
Esta canción navideña
nació ya sin estribillo,
que se lo ponga la peña
que yo no paso cepillo.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Pánico.

Tanto llevar la frente marchita
por madrileñas parroquias
de la Magdalena virtuosa,
tanto arrastrar esqueleto
por pasillos de un tren
de madrugada,
con parada en ciudades
de peces perdidos,
a lomos de yeguas sombrías
con raído traje gris,
bombín de bufón amargo,
parche en el ojo
de viejo truhán,
como no iba el miedo
a tocarte la osamenta
en una noche de rosas con espinas.
Te robaron el mes de abril
o lo empeñaste,
canalla del verso
tan joven,
tan viejo.
Como no perdonarte,
si nos llevaste en volandas
por el callejón de los sueños rotos.
Si somos juez y parte,
todos, de tus mudanzas.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Combinatoria.

Son los actos
y las palabras,
sumandos y coccientes 
que conforman la ecuación
que no acaba de despejar
las incógnitas,
forjando la curva vital
que escapa a percepciones.
Experiencia y error,
azar y emociones,
chubascos en aceras
que no te guían.
El yo suele ser leve
y la combinatoria compleja.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

DE NUEVO.

Hay querencia al desvarío
y a veces retorno al cieno,
pues mal tendré recogida,
o acogimiento,
que soy yo el problema
y con él acarrearé como procede.
Estacionar en nubes estables,
amables cumulonimbos,
poco sirvió para el desastre.
Aquí estoy de nuevo,
hatillo en mano,
o sin hatillo siquiera,
buscando recomenzar andanza.
Mejor así,
nuevo camino incierto,
sin arrastrar satélites
en mis cósmicas caídas. 

sábado, 6 de diciembre de 2014

Blancanieves

Érase una vez
un espejo lacayo
que, de sinceridad,
sufrió ataque
y desató las iras
más parricidas,
de envidias
y codicia suprema.
Y la belleza pura
halló refugio
en lo grotesco y marginal,
donde lo hermoso
encuentra acomodo
sobre jergones diminutos.
Mas el odio es necio
y la inocencia luminosa,
demasiado visible
aun en la espesura.
Y la manzana mítica,
madre de los pecados,
apagó el albor
en sobredosis.
Hubo que esperar héroe,
terapia de pasiones,
para conjurar la muerte
y su injusticia.
O quizá no,
quizá así no fuera,
pero nos mienten tanto.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Santa Bárbara.

En el tiempo en que la tierra
la entraña negra entregaba,
hubo hombres, niña,
que su vida sepultaban.
Sin más sol que una lámpara,
respirando polvo fiero,
por las arterias, niña,
de la tierra se inyectaban,
para robar la sangre negra
que tu casa calentaba.
Hubo momentos, niña,
en que la tierra enamorada,
esponjada de orificios
a esos hombres abrazaba.
Negro carbón y negro luto,
negra rabia cultivada,
que contra la usura, niña,
las calles abarrotaba.
Pero la mina se muere
por desidias concertadas,
por traiciones y avaricias
que apañaron esta nada,
este desierto, niña,
que el futuro hipotecaba,
Santa Bárbara bendita,
patrona de casi nada.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Rumores

Llegan a mis oídos rumores
que no entiendo qué proclaman,
como murmullo marino
que ilustra el duermevela
sobre una playa nocturna.
Me dicen cosas, a veces,
que son llovizna sonora,
que incomoda en el tiempo
sin llegar a calar.
Cosas graves, quizá,
que a mi entendimiento levitan,
fingiéndose entregada
mi atención dispersa.
Me llegan noticias,
siempre breves,
de sucesos consumados
que no consumen reflexión
en el tiempo muerto
que me roba el anunciante.
Indolencia sería,
si de doler no supiera,
mas lo será,
o serán los años
y lo que atesoran.

Son los tiempos.

Su vida dio un giro
de ciento ochenta gramos
de coca mal cortada.
Son los tiempos.
De diosa de las noches
a odiosa de las madrugadas
pasó sin pena ni euforia,
cumpliendo años
a horcajadas
sobre regazos blandos,
no siempre reconocibles.
Son los tiempos.
Risa luminosa,
ahora chasquido
de metales rojos
de prisa oscura
por hallar la puerta.
Son los tiempos.
Los ritmos,
los compases
que círculos trazan
cojeando sobre una aguja.

martes, 2 de diciembre de 2014

CORRECCIONES.

En días como éstos,
de pasquín urgente,
la inocencia no es más
que presunta
y el delito supuesto,
aun consumado.
Dependiendo del actor,
la imputación es duda
o firme sentencia.
Fundamental derecho
y democracia,
será lo ilegal,
si se le antoja,
rebozando en banderas
su desatino.
La corrección es residuo,
patrimonio único de la política
y el falaz lenguaje
que la sustenta.
El villano es héroe
cuando la partida pierde,
a pesar de apostar
vida propia y ajena.
El héroe real,
tras sacrificio,
riesgo corre de etiqueta
de negligente.
Ni el común sentido,
ni la verdad más cierta,
tiene acomodo
si se roza lo inconveniente.

sábado, 29 de noviembre de 2014

Vanesa y el plomo

Hay en las calles plomo,
Vanesa,
el asumido que te lleva
sin aviso.
Rosas de plomo
y sangre honrada,
en el asfalto atónito
de una calle patrullada.
Te vas, compaňera,
en el plomo criminal
de estos tiempos densos.
Te vas,
compaňera,
para todos,
para casi todos,
porque las placas doradas
llevarán tu nombre,
invisible e indeleble,
junto al de tantos otros.
Te lloro sin conocerte
por ser mía en uniforme.

martes, 25 de noviembre de 2014

PINCEL

Por ser pincel que declina
moldear el blanco puro,
de áspero se me tacha,
casi de brocha.
Más de sombras a trazo grueso,
sin perfilar los rostros que me pueblan,
que no son de altar los lienzos
que vulnero,
que son de calle sucia,
ebria de amargores.
De niños sin alar,
terrenos y puñeteros
tras el berrinche.
De taciturnas novias
posando interrogantes,
dudosas.
De mendigos rabiosos
y nobles pendencieros.
Cadáveres sin velar,
soledades definitivas.
Pincel de aire viciado,
de óleos sin aroma. 

lunes, 24 de noviembre de 2014

Reforma

De nuevo reconstrucción,
tras descender de vuelta
a las sombras
que proyecto,
al vicio del dolor
y la autocompasión
a trago seco.
Revocar de nuevo
la fachada de grieta necia
y no repartir tragedia
por mis inmediaciones.
Yo soy mi problema,
la causa última
y la consecuencia.

martes, 18 de noviembre de 2014

Blasfemia relativamente razonada.

El Señor hizo en mí maravillas,
El Señor hizo en mí maravillas,
y yo en el Seňor me  cago,
no por blasfemia,
sino por hartazgo
de patraňa,
que no hay maravilla,
ni en mí,
ni siquiera en la diva
que maravillarme puede.
Que hasta los Olimpos cagan.
Cagaron siempre mentira
sobre la razón humana
y aun persisten,
mientras se pasan monaguillos
por el escroto sacrosanto
de autoridades usurpadas.
Y perdón pide
el condescendiente patriarca
de la suprema estafa.
Qué buenos son
los hermanos salesianos,
que buenos son,
que nos llevan a lo oscuro
y nos muestran lo daňino
de los torpes tocamientos.
Hijos de puta ensotanados,
investidos de poderes
que la ignorancia otorga.
Meteos las  cruces
y los desnudos mártires
en vuestros entresijos.
Alejaos de los niños,
que nadie promulgó tal cercanía.
Llegará el día
en que el timo no cuele.
Renunciad a la  ignominia
como método de pervivencia.

Entrada de diario con retrospección.

Llevo en las botas el polvo
más viejo de los arcenes,
las huellas han muerto
náufragas de aguaceros,
y en pocas memorias
dejé algo de equipaje.
Mejor así,
leve,
que gravoso para el prójimo.
No tengo queja
para con mis azares,
pues causa dí
para mayores avatares.
De patrimonio la osamenta,
que aguanta la carga
de palabras que aglutina.
En la piel hematomas,
pues sin golpe no hay constancia
ni fe de vida,
mas también poseo temblores,
escalofríos amables
de volátiles dedos
y labios navegantes.
La obra, difusa,
sin disciplina fija
ni gloria ni Parnaso,
algún gesto aprobatorio,
algún pellizco en los sentires
de vulnerables congéneres.
Aun sigo buscando escenas
que al menos evoquen,
algo provoquen
en condescendientes miradas,
aliadas a mi demencia.
De lo futurible no hablo,
no hay vaticinio,
voluntad de estar,
al menos algo más,
y ser testigo de cargo
en este proceso abierto,
de errática instrucción,
en el que estamos incursos
desde la división celular
que nos amalgama.


domingo, 16 de noviembre de 2014

Por qué no.

Tenía que venir
el tiempo del fin de los silencios,
de siempre asentir.
Y entonces surgió
un supuesto posible remedio
a la desolación.
Y mira que yo
me resisto a creer como un necio,
pues la fe me empalaga.
Veo mejor
comprobar si no hay precio,
si esto tiene enderezo
pues ya estamos en bragas.
Mejor será probar
algo nuevo en lugar de este ruedo
de locos de atar.
Quizá fracasar,
pero hay que apartarse del miedo
para prosperar.
No podemos más,
quedarnos a rogar a ese cielo,
postrados de rodillas.
Hay que andar,
que nos roban el suelo,
nos niegan todo vuelo
y apalancan las sillas.
Puede ser clavo ardiendo,
pero ahora mejor es quemarse
que ahogarse riendo.
Poner el remiendo
a ese traje que quieren cortarse
los otros mintiendo.
Habrá que plantarse,
barajar de nuevo las cartas
sin que estén marcadas.
Y a cortar
de nuevo la tarta,
tirar de la manta,
echarlos a patadas.

Monólogo complaciente

Que sepa usted que soy corriente,
yo nunca tuve pretensión de altura,
que tenga gesto tosco e indolente
quizá se deba sólo a la impostura,
uno no goza de mucho don de gentes
que a mi la masa me la trae madura.
Por qué ese afán de alistarme
y de darme filiación,
si por casar yo no caso
ni con Dios.
Que tengo amigos no voy a negarle,
y cada uno con su coyuntura,
honrosos hijos de su padre y madre,
con su contexto y su infraestructura
y gran paciencia para soportarme
como yo hago con sus desmesuras.
Como la vida es compleja,
algún amigo perdí
pero no siempre fue, vieja,
por mí.
Y de los amores mejor ni contarle,
que fui surtido en esta corta vida.
Hay cicatrices y algún agradable
recuerdo tierno por mi geografía.
Pecaditos, alguno inconfesable,
que yo perdono pues son cosa mía.
Y qué le importará a nadie
todo lo que le conté,
si no tuviera bastante
yá  usted.

viernes, 14 de noviembre de 2014

November blues.

La luz se estraga
por los visillos dormidos,
mi cuerpo paga
peaje por el aullido, 
por la postura
en un sofá envejecido
que nunca ayuda
para ordenar lo vivido.
Tengo una muda,
tengo mil pájaros muertos
y, en la impostura,
voy transitando desiertos.
Soy peregrino,
fugitivo de mi esencia,
y en la carencia
se va forjando mi sino.
Soy un farsante,
un timador de la conciencia,
y en apariencia,
un soňador petulante.
Tengo envasado el latido
y el aliento más arcano,
el extertor presentido,
el gemido más cercano.
Tengo calor en las manos,
y en las palabras infiernos,
en la saliva veranos
y en la mirada el invierno.

martes, 11 de noviembre de 2014

TENER ALIVIO

Despierto una mañana
y ya extravié mi sombra,
me asomo a la ventana
y la ciudad me nombra,
creo que me hace falta
revisarme la horma,
la horma del zapato,
la horma de mi forma,
de mi runrún de gato,
mi huída de paloma.
Poder nadar
entre los rayos del sol,
del sol dormido.
Atesorar
las luces en colección
en un suspiro.
Soltar la rabia
que me inocularon,
y tener alivio,
tener alivio.
Siempre viví en la fuga
de cárceles cercanas,
perdí las escrituras
de ayer para mañana,
convivo con la duda
que me pintó las canas.
Las canas de mi cima
de mi cima pelada,
de tanto buscar rima,
de tanto encontrar nada,
Me voy a hacer
una camisa de sal,
de sal marina
y disfrazarme
de ola sin culminar
de espuma fina.
Soltar la rabia,
que me inocularon
y tener alivio,
tener alivio. 

A veces paseo.

A veces paseo, 
transito calles y rostros, 
intercambio saludos leves 
con gente común, 
quizá homicida, 
con cadáveres ocultos 
en escombreras perdidas, 
o sólo en los deseos, 
en los anhelos, 
gente social 
capaz de todo. 
A veces paseo y miro, 
miro ojos esquivos, 
ojos falsificados 
que me ven malvado, 
aventurando mis crímenes posibles. 
A veces paseo y huyo, 
por túneles fortificados, 
del mirar y ser mirado, 
que ya me miro yo, 
en simetría, 
para no reconocerme.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Una nana



En el estribillo de una nana,
gallega y triste,
sé que te perdí,
en cierta medida.
En cierta medida me paralizo,
entre interrogantes de acero
que la razón me cercan.
La razón me cercan
y engorda el nudo
de las aceras vacías.
Las aceras vacías
que te pretenden,
mientras entono ausente
el estribillo de una nana
gallega y triste.

sábado, 8 de noviembre de 2014

La política cosa

En estos días
de la política cosa,
cuando la ciénaga
se evidencia y los pilares
se ablandan fétidos,
en que tomamos
cierta conciencia del timo
que propiciamos indolentes,
parece que la opción
sólo es lo nuevo.
Mucho empacho de consignas,
bellacas banderas
y mitos viejos,
para tiempos mutantes
en constante aceleración,
ya no son adecuada prescripción
para el mal de angustia
que el capital viscoso arraiga
en la mayoría expoliada.
Palabras nuevas,
quizá estrofas de métrica adaptada,
son clavo ardiendo
ante el abismo sobrevenido.
Revuelta multimedia
sin paredones a la vista.
No hay certeza
pero algo habrá que hacer,
hijos de puta.

Pequeñas cosas

Se escapa la mañana 
entre teclado y café insistente. 
Habrá que vivir, 
por ejemplo, 
bajando a la superficie del fregadero 
que clama por atenciones. 
Nada trascendente, 
muy mundano pero consistente 
argumento de existencia. 
Orden y concierto en lo pequeño, 
no todo es mente 
y la bayeta ayuda a comprender realidades. 
Asaltar la cocina 
y ejercer la alquimia en vitrocerámica, 
alteraciones moleculares para el alimento 
de este envase de demencia congelada. 
No hay entusiasmo 
en la tarea irrelevante, 
pero consuela pensar 
en Diógenes sufriendo.

jueves, 6 de noviembre de 2014

Llegados a este punto.

Llegados a este punto,
a este hueco en negro,
podríamos decir nada
o avanzar en la inercia.
Porque la expansión
es cierta,
nos lleva,
y mejor seremos
a pesar de lo oscuro.
Encogerse bajo la colcha
nunca dio luz para mañana.
El miedo es arma
si la amenaza es cierta,
si no es lastre para el vuelo.
La falacia nos poseyó,
prostituidos a los lemas,
mudos testigos de un saqueo,
hijos de la doctrina
del resignarse a lo mediocre.
Limpiad vuestros culos
de sedimentos de pánico
y recuperad timones,
navegad hacia lo nuevo,
lo inevitable y necesario
para evitar la hecatombe
de lo asumido.

martes, 4 de noviembre de 2014

A medida del invierno

A medida que el invierno avanza
y los tiempos se escarchan,
se contraen los espacios
y el hueco doloroso aprieta.
No es climático,
necesariamente,
el ansia,
el ahogo periódico
que revisita la almohada,
pero la nube ayuda,
solidaria de soledades.
Habrá que respirar la lluvia
como anticuerpo.
Bañarse en viento del norte,
de criminal afán de ola,
desayunar rocíos,
cristales en garganta,
y cantar un aria espesa,
liberando aliento presidiario.
Peso de abrigo,
lastre de vuelo,
la duda embozada
en foulard de seda. 

Son nosotros

No nos son ajenos,
que nos son propios.
No aterrizaron
ni brotaron en los huertos.
Son nosotros,
nuestra indolencia,
nuestras pequeñas sisas
multiplicadas,
nuestra avaricia consumada,
nuestras miradas a otro lado,
nuestra crítica de taberna
y nuestro voto de mal menor,
por acción u omisión.
Son lo que dejamos
que fueran,
réplicas de nuestro afán.
Rasgamos vestiduras
siempre tarde,
cuando el expolio ahoga.

sábado, 1 de noviembre de 2014

Felicitación

Cumples,
conmigo cumples,
en la marea adversa,
en las arenas.
Y no puedo pedir
más de lo que entregas.
Y aunque el metal
sea mi savia,
saber, sabes del ascua.
Feliz te ansió,
sin garantía,
tu sorna me empuja
a afrontar los días.
Sigue cumpliendo
que yo aquí sigo.

domingo, 26 de octubre de 2014

De ases y azares

Los ases de la baraja
padecen de miedo escénico,
la partida en pausa,
la voz en grito,
la mente en blanco,
la piel en ascuas.
Los azares siguen norma
de parábola de ecuación,
la Biblia en verso,
la mar en calma, 
la muerte en lecho,
la vida en Babia.

sábado, 18 de octubre de 2014

A tientas

A cero el contador
de los pasos perdidos,
reiniciado en modo seguro,
a tientas se vive
en la ciudad decelerada.
A tientas se avanza
entre gente regresada,
retroactiva,
retroalimentada,
con rostros anticuarios
de gesto líquido
de idea monocorde.
A tientas se sortean avatares,
buscando el ápice
de esperanza en la especie
que en involución se agrada.
El erupto se alza
como voz común
mientras la dignidad se fija
en laca barata de tupé erecto,
con vocación de monolito.
Da igual la mirada hueca
si es la turgencia el canon.
A tientas por no ver,
ceguera terapéutica
en la ciudad en cierre.

sábado, 11 de octubre de 2014

Existencialismo ocasional

Mantener la cordura
en este viento empolvado,
rugido del aire
que no se detiene respirable,
ardua tarea se aparenta.
No abandonarse a lo acolchado,
dejándose extinguir bajo la manta,
precisa de empeño fiero,
aun desesperanzado.
Existencial agonía
en estos tiempos romos,
gruesos de sebo pestilente,
en que son necios los mohos
que apoderan voluntad.
La calle es el cobijo ambulante
para el nómada pensamiento
del expatriado eterno.
Almíbar queda de algún afecto,
pero la luz amarga
de gris el paso.

domingo, 5 de octubre de 2014

Contexto.

El gota a gota
horada el cráneo
en sucesión.
No hay ergonomía
en el avispero.
Aguijón de zumbido,
eritema que se da por asumible,
irremediable y procedente,
por sagrada procedencia.
Contexto ajeno,
lejano en la cercanía,
refugio de silencio.
No hay papel
para el personaje de tramoya,
la obertura levanta el lienzo,
ni el violín barre la arena
de una ópera egipcia,
fuera de siglo.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Días de lobo.

Estos días de lobo 
que se reinician 
en la entraña candente.
Días de acecho, 
de fauce abierta, 
incineran los momentos 
que en la memoria rugen. 
Surge el ansia 
depredadora de razones, 
vengativa del sentido
que nos amarra en la guarida. 
Días de lobo, 
de escozor de alambrada, 
de olfatos lacerantes, 
de lengua árida. 
Sangre tibia 
aclarada a Luna. 
Ardor de ánimo 
que incendia lo prudente.  

martes, 23 de septiembre de 2014

REPETIDO


Allá donde habito,
en los rincones y los pliegues,
en los sofás más huraños,
tras muros horadados
con ventana de cortesía,
me encuentro y me observo,
me interrogo y me niego.
Ignoro mi llegada
pues ni me saludo al verme,
indolente en la pereza,
el cómodo desaliento,
la arrogancia de los vacíos.
Me repito,
me observo hiriéndome
a traición por rabia antigua
contra el que vierte palabras
en pantallas de silencios.
Me repito,
entro o salgo,
invado o huyo,
derrotado de mí,
de mis asedios. 

miércoles, 17 de septiembre de 2014

PODRÍAMOS

Podríamos ser luz en semilla 
si renunciamos a la herencia de aullido, 
mirando al frente, 
El pasado no es válido equipaje, 
sólo aprendizaje, 
archivo a revisar 
desechando opacidades. 
Podríamos ser lo deseable, 
libres de circos y altares, 
de ritos ajados 
y mazmorras de ideas. 
Podríamos ser, 
aun así lo somos, 
lo mejor de la historia 
de un planeta que, 
ahora, 
ahora sí, 
es nuestro, 
no donado, 
ganado a lo salvaje 
a ciencia limpia. 
Podríamos desnudarnos 
de hábitos y atavíos, 
rasgar la piel del simio 
y tejer las redes para el avance. 
Podríamos ser el bien, 
pues el mal está en lo que no hacemos, 
en la ceguera buscada, 
en las arcas selladas 
por candados de avaricia. 
Para qué el alarido 
teniendo la palabra,

lunes, 15 de septiembre de 2014

El vals de los creyentes.

Suena el vals,
el viejo vals de los creyentes
que giran centrípetos, 
convulsos y extasiados
a tres compases de doctrina,
en torno al monolito
de luz negra y narcótica.
No hay más,
danza y giro,
órbita guiada
en torno a lo absoluto.
Tras la puerta del salón,
siempre prevenida a las razones,
al cambio de paso o melodía,
la condena espera
no verse expuesta a la evidencia.
Suena el vals,
mejor así para la nada.

La vida rasa.

La vida rasa,
el día sin destilar,
no mejora la estancia
por luz simple de ventanal.
Hay murmullo cocinado,
tras cada gesto presentido, 
en las cañerías cantoras
de líquidos secretos,
cuando el agua es adhesiva.
Puede destaparse la asunción
de expectativas bloqueadas,
diagnosticar la llaga
y la gangrena
de lo crónico.
Si voluntades brotaran
de mejora de estructura,
quizá la mancha se estancara
en un tabique último.
Mas voluntad no asoma
ni en el buzón delega.
La vida rasa,
sin profundizar,
tampoco ayuda
y el tiempo es duna,
siempre necia en el avance.

viernes, 12 de septiembre de 2014

Imponderables

No todo se resume
analizable.
El vaso estalla,
se pierde la palabra justa
en recovecos muertos.
No hay previsión
y la catástrofe se instala
o se escabulle bajo la puerta.
Cálculo,
formulación,
expectativa y la hiel,
mácula en un labio,
tornados de ropa sucia
sin parada en ciudades esmeralda.
Rieles de cortina ahumada
entonando sonatas
de aires viejos.
No todo es ley
o no atina la física
para exorcizar los hechos.
Tiempo en espiral
que baila valses burlescos.
Quizá sea tarde,
quizá mañana o tampoco.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

LUCILA

Suenan canciones de cuellos imposibles,
campanas solemnes de pantalones calzados
y allí estás tú,
frente al espejo confesor,
combinando modelos y pinturas inéditas.
Yo, cómplice y jurado,
siendo un niño casi roto,
dándote voto de pequeño hermano
desde el catre paralelo
a tus ensueños.
Recuerdo de andenes lacrimosos,
tu partida de aquella casa ingrata,
tu mazmorra,
y el vacío que cargué
en la estación gris de aquella noche.
Aun oigo coplas de fregadero,
baladas de galanes con patillas
y tu voz gallega y sureña
llenando la cocina.
Tengo tu risa,
mayor hermana,
tengo el gorjeo de tus canciones,
luces en tiempos de penumbras,
de resplandores y miedo,
te tengo allá,
te tengo hallada. 

martes, 2 de septiembre de 2014

FELICITACIÓN.



Desde mis canas afiladas 
de espadachín chusquero, 
desde la incierta nave 
que eriales surca desde la partida, 
besos te mando al Suroeste, 
donde tu viento forjó 
mi lado bueno. 
Soy lo que soy, 
por tí y a tus pesares, 
pero soy tú, 
quizá en cierta medida. 
Tú eres la luz, 
siempre de guardia, 
que a veces brilla 
en mis saturadas pupilas. 
Festeja el día, 
vive las horas, 
siempre mi madre, 
siempre mi niña. 

Tiempo y agua.

Entre los dedos se escurren las horas,
líquidas gotas del indigente tiempo,
sin liquidez en alegría a plazo fijo.
No hay retén para el fluído
que evoca la expansión
y se evapora.
Es la lágrima cautiva
la que arrasa las miradas,
la saliva sedienta de piel huída,
la que agrieta labios de beso muerto.
La nube reprimida acaba
por desatar el rayo.
Agua prensada,
gelatina tibia de afán de ola.

domingo, 31 de agosto de 2014

¡Ay! de lo que hay.

¡Ay! del tiempo congelado
y los momentos torvos,
las hojas perennes
del inamovible árbol cotidiano.
El ahogo en seco
y las necedades pueriles
de la idiosincrasia.
¡Ay! de este ansia
por el tránsito,
por página fácil,
ilustrada.

sábado, 30 de agosto de 2014

Versículos.

Así estamos,
forjados en el miedo,
herederos de martirios, 
lastrados de pecados arcaicos
con denominación de origen.
Libros imposibles
sobre dioses paranóicos
son la almohada de la ignorancia.
Hoguera y degüello,
voto de pobreza sumisa
y paraísos pederastas
como premio a la masacre.
Las cabezas cortadas
a alfange de media luna,
las fosas y cunetas
de cal viva y cruz sangrienta,
el santo cohete
y el misil del Rey David.
Los niños mueren
infectados de leyendas mezquinas,
sin tiempo a la luz
de la ciencia cierta.
Renombrad los templos
en ágoras libres
y el hombre será hombre,
sin lugar para la bestia.

lunes, 18 de agosto de 2014

Lo llevaron

Dicen que lo llevaron,
en volandas de verde viento
teñido de verde rama.
Que lo llevaron,
hablan,
porque cantaba palomas
y soleares de arrullo.
Bernarda lo delató
desde su yermo huerto
y el torero acuchillado a lunas
lloró sangre de boda gitana.
Llegó la hora del casco sin galope,
Federico no está,
Harlem se acurruca.

lunes, 11 de agosto de 2014

Llega un día

Llega un día,
dígitos de calendario,
en que procede la muesca
para una cuenta
que bien poco resuelve.
Llega un día
en que casi se mira
más hacia atrás,
pues lo de alante
se asume incierto.
Número impar,
indocumentado año,
regente de la cincuentena.
Llega un día,
eso,
otro día.

lunes, 28 de julio de 2014

HOY NO CONTÉIS CONMIGO.

Hoy acarreo carne muerta
en la entraña cercenada,
hoy es día de ira,
de gangrena adobada
con lágrimas antiguas.
No supe como hacerlo,
suspendí las prácticas
de esta asignatura densa
de vocación de eternizarse.
Pierdo partículas
y el núcleo se desgaja,
dolorido de la física,
no encuentro el paralelo
de cuántica alternativa.
Hoy llamadme rabia,
derrota y aridez
de dunas sepultureras.
Hoy llamadme puñal,
aunque la razón me niegue,
soy ansia homicida
en virtualidad real.
No contéis hoy conmigo,
que la razón macere
la sangre de lava
y torne las arterias en hielo. 

jueves, 24 de julio de 2014

MALA AÑADA

A veces lavo mi rostro en la frontera
entre noche y día clandestino,
con aguas bravas de hoguera,
con actitud de fiera.
Y no porto reloj en mi camino,
porque son días de escombrera
y el tiempo pliega las aceras.
Mas puede parecer que me incomoda
el ictus de sonrisa de papel
que la gente atesora
en tinajas de miel.
Pero es que no tengo más que un puto traje,
el boleto gastado de un peaje,
una paloma
en estado de coma,
la foto amarillenta de un viaje.
Sólo habito en andén de madrugada,
con mi verso en el filo de la espada,
sin prisioneros,
un simple desafuero,
un vino agrio de una mala añada. 

martes, 22 de julio de 2014

EN EL MINUTO SIGUIENTE

En el minuto siguiente
a una muerte,
a mano de hombre urdida,
se derrumban los pilares
de los foros milenarios,
todas las páginas
se tornan blancas
y el pentagrama es virgen
en el retorno a la quijada.
Mientras santas sean las tierras,
no hay lugar para el arado.
Si la tierra no es de hombres,
es de sangre el regadío.
En el minuto siguiente,
al siguiente minuto,
todo puede hacerse
habiendo manos
y voces libres
sin oración ni yunta
de bandera en mortaja.
En el minuto tercero,
rearmados en la idea,
podremos ser
lo pretendido.


lunes, 14 de julio de 2014

CAMISA DE LLAGA

Con mi camisa
de llaga abierta,
recién planchada
a vapor de asfixia,
tomo camino
de hora siguiente.
Pesa tanto
el hábito a la herida,
que no hace monje
de mi osamenta.
Lesión crónica,
ventana hendida
de acero frío,
sin vocación de cicatriz.
Es quimera
la luz al paso,
la pretendida calma
no encuentra asiento
y soy estigma,
llaga en latido,
y veo los años,
más que restantes,
sustraídos.
Y aquí vierto
los purulentos humores,
entre renglones sucios,
paliando acaso
este genocidio
de esperanza humilde.
Seré la llaga,
la úlcera,
gangrena,
mas caminando erguido.

A IMAGEN Y SEMEJANZA


De nada valieron
mis brazos haciendo lecho,
ni mi desentonada voz
dando fondo a tus sueños.
De nada valieron
los vacíos de la entraña
al no saberte cierta.
Ahora despuntas
y apuntas
y a conveniencia me imputas,
saeteándome a desprecios.
Creas la escena
a tu capricho,
achacándome labor
en la tragedia,
mas no te acato,
pequeña ave
que me destripa.
Desisto de la campaña
de conquista de lo mío,
allá tú con lo que asumes.
Aquí estoy
con mi dolor seco,
mas ya no ruego,
no te andaré a la zaga
suplicando presencias
que aparte de ti,
dolor primero,
hay que vivir
aun casi hueco.
A imagen y semejanza
tomas camino,
en los arcenes ando,
a mano abierta,
nunca escondido en las cunetas.
Donde hallarme sabes,
nunca detrás arrodillado,
que no nací para agachar cabeza.

miércoles, 9 de julio de 2014

MAÑANA OS DIGO

Tengo un proyecto de nube,
hilada con sal y espuma
de una mar nunca surcada,
virgen de arena y nácar,
un proyecto de rocío temprano,
florecido en brotes tiernos,
sin lugar a la espina.
Proyecto tengo
sin herramientas,
a mano y cuerpo,
a bocanadas,
a convulsión,
estertor y espasmo.
Pero no hay aves
que colaboren
y emprendo a bocajarro,
a renglón roto
de mordedura.
Y el borrador se evade,
alérgico a la rabia,
la encarnadura
de la sed crónica,
secano y ansia.
Tengo proyecto cierto,
pues cierta es la migraña
que ruge en las pretensiones.
Mañana os cuento,
tengo un proyecto en mente,
demente e insolente,
mañana os digo. 

viernes, 4 de julio de 2014

Almoneda

Confuso,
propietario del extravío,
podrá ser el tiempo
el que diluya,
pero mi roca es arena
sin asiento,
voladiza sustancia
dispersa en los errores
que no tienen cura.
La voz tenue
que me araña al otro lado
sabe del poder de sus navajas.
Hemorrágico en seco,
coagulado,
trombo soy
colapsando avenidas.
En esta vitrina polvorienta
me expongo a las verdades,
el barniz se funde
e inunda la almoneda.

lunes, 30 de junio de 2014

Almíbar

Contenido,
mensurado,
leve y casual,
tenue como el roce
de una brisa de aliento
que invoca escalofrío fugaz.
Así debiera ser,
convendría,
algún segundo de cada hora,
el aleteo,
la tibieza,
recostarse en la comisura,
morir de almíbar.

domingo, 29 de junio de 2014

Fiesta de guardar

La luz bastarda
que se cuela a hurtadillas
por mi duermevela
me susurra palabras precocidas,
envasadas para el uso
durante este domingo hueco.
Podré perfumarme de sonrisa,
o quizá no,
quizá mi aroma de cuero correoso
sea el apropiado
para guardar la fiesta,
pasear la triste figura
por esta ínsula Barataria,
engolada de almidón.

jueves, 26 de junio de 2014

Revelación

Que se entere todo el mundo
que nos mintieron a martillazos,
levantaron estatuas huecas
sobre nuestra debilidad de mono aseado.
No da la sangre nombre
ni el clavo sostiene absoluciones.
No hubo pintor de cúpulas
en esta capilla huérfana
y hasta el Sol es grano de arena
de la playa lavada a espuma.
El amor es contractual,
aun firmado entre violines,
y la palabra dada
por perdida puede darse.
No hay ternura madre
tras el grito parturiento
y los cachorros son caníbales
de la entraña placenta.
Nos mintieron
y hasta la flor es trampa.
No será tuya la tierra
ni aun cubriéndote la osamenta,
ni acotando las lindes
con cadáveres transeúntes.
No vende pasajes
ninguna muerte barquera
pues el fin es fin,
punto sin seguido,
abandonado de suspensivos,
sin aparte a doble línea.
Así que transita,
mísero corpúsculo
de minerales lejanos,
y haz lo que te dejen
los azares y sus subalternos. 

sábado, 21 de junio de 2014

Mancha

La camisa ahorcada
en un perchero anciano
renuncia a la indumentaria
en días de piel ácida.
La mancha se expande,
late viscosa
en cada rincón polvoriento
y la luz declina
asistencia a evento de cristales.
Plañideras las lunas,
siempre en menguante,
señalan senda de fuga,
rendición o cadalso.
Tras la ventana líquida,
fina lluvia de estío
entona burlona
música zafia,
sones de presidio.
La mancha se expande,
adhesiva y tibia,
mientras la memoria
se esconde
en cajones de ceniza.

viernes, 20 de junio de 2014

La ciudad de cartón piedra.



Cantan las flores del parque
viejos himnos de trasnoche.
Las palomas ciegas
vuelan en círculos suicidas
y sobre los árboles duermen
los peces más anaranjados.
Huele a pólvora humilde
en los cielos desplomados
porque es fiesta agria
en la ciudad de cartón piedra.
Amarillento blanco en las camisas
que levitan peatonales
sobre vapores de sidra derramada.
Hay niños sorteados
amueblando estructuras
de hidráulicos planetarios.
A lo lejos el aullido
de manadas de gaitas silvestres,
hambrientas de corderos pascuales, 
rodeando los dominicales templos.
La madera terminal
espera apilada
la llama paliativa.
Es fiesta en la ciudad de cartón piedra,
flotando a la deriva
entre praderas sin nombre.

Necedades

Me dijeron que no,
yo dije sí,
y digno emprendí
peregrinaje reafirmado,
convicto de la discrepancia.
Errado debía estar
el bienintencionado común sentido,
que mi albedrío coartaba
y mis elecciones,
por propias y ajenas al consejo,
deberían tornarse fórmula irrefutable.
Mas los avatares,
adosados a las vivencias,
dan síntoma del mal del necio
y obligan a revisar currículo
y otorgar parciales razones
a los negados augurios.
Tarde debe ser
para recuperar materia
y uno es forja con lo malogrado.
Al final no habrá diploma.

martes, 17 de junio de 2014

Ermita

Con hábito de reincidente
las aceras procesiono.
Cómo me alejo
a cada paso
de la ciudad pactada
y en la mente levanto ermita,
siempre vedada a la romería.
Huraño alacrán
en día festivo,
lepra simulo
para ahuyentar encuentros.
No me irá bien,
no es conveniente,
a veces dudo
si estar es suerte
o circunstancia prescindible
si padecerse es norma.
A dieta de ardillas
se asilvestra la existencia
y el rocío empaña
los tuétanos más ciegos.

viernes, 13 de junio de 2014

SAN XUAN

Cartel: César Sampedro Estrada

Tenazas de hielo
para asir las ascuas
de alguna tarde enfermiza.
Diría que está bien
que el tiempo se acomode
en las rendijas de la mente,
pero sólo a veces,
que no es cuestión de extraviar momentos.
Veo instalar cachivaches endemoniados
de patronal fiesta
bajo la ahumada ventana
de la oficina,
y cuestiono el ciclo,
el bucle o la espiral
que nos reitera.
Apto no me hallo
para superar la evaluación,
tras tanto cúmulo de experiencias
de las que no conjugo aprendizaje.
Expira la semana
uncida de grasa consistente
que lubrica los raíles
de viajes a tres euros,
amenazante la escoba
entre vagones.
Perra música de choque
y perfumes efímeros
en las tarimas.
Juan me llamo
y su santo se celebra
en tierra laica
de procesiones rojas.
Paganas hogueras
donde conjurar los males,
bombardeando al Cielo
con coloreadas pólvoras.


Las siete

Deben ser las siete,
al menos.
Creo recordar
el gemido leve
de la alarma del móvil
ahogándose bajo la almohada.
Debo activarme,
liberarme de esta seda
de tejedora araña
que horizontal me retiene.
Responsabilidades
que atender para nada,
para nada sirve
lo cotidiano,
o quizá sí,
pero a veces me enajeno
y ajeno soy
a lo que de mí se espera.
Qué viernes,
creo,
me esperará esta mañana
que veo desde la altura,
levitación desganada 
desde un nimbo espeso,
y los rostros jerarquizados
murmuran ajenos a mi presencia.
Deben ser las nueve
y tarde llego,
turbado salto
hacia el café
y la ropa aun tibia
de envolverme.
Otro día,
otra excusa,
o quizá aquí siga,
en engañosa duermevela,
víctima del espejismo fronterizo
entre el sueño
y la vigilia.
Debe ser tarde,
la luz me acusa.

jueves, 12 de junio de 2014

VA

Va, 
quizá va, 
la nave va 
a puerto aleatorio. 
Quizá se mueve 
este navío de herrumbres, 
carguero sin bandera 
y bodega tóxica. 
Puede haber naufragio, 
el hielo nos sigue, 
sabedor de la embriaguez 
que en el puente impera. 
Nada ni nadie, 
ahí fuera, 
cuenta con este crucero 
hijo de las explosiones. 
Poca es la pérdida,  
si no hay registro 
ni inventario. 

miércoles, 11 de junio de 2014

DESPEDIDA



Cuando se debilita el orbe
y oblonga torna su osamenta,
las órbitas recorridas son obviadas
y se resaltan geografías,
valles y cimas,
y simas,
y seísmos.
Mucho lustre,
herrumbre mucha,
sobre los metales prendidos.
Los pilares de la Tierra
ortopédicos se antojan
y lo ecuestre no ha lugar
en los días de pájaros azules,
veloces mensajeros
de la consigna propicia.
Pasar revista
a la guardia vieja,
desencantada del estandarte,
que murmura faldas alzadas
tras tapices polvorientos.
Viaje final,
tren de Lisboa,
el hijo del marino
sonríe poco
en la aridez castellana.

lunes, 9 de junio de 2014

Tiempos sin espacio

Un teléfono suicida
cuelga inerte de un radar de semáforo.
Sobredosis de datos
provocaron la demencia.
Bailan valses los satélites
borrachos de odiseas
con retardo.
Muere un libro cada día
y los píxeles de tu imagen,
indignados sobreexpuestos,
desdibujan tu rostro a barricadas.
El hombre quieto,
figura de andén,
sonríe amargo,
esnifando café
convenientemente
descafeinado.

domingo, 8 de junio de 2014

Días de gente

Días hay
de buena gente.
Gente especial
de luz palpable,
ojos de blues,
voz en acorde.
Gente que a pares va,
certero encuentro
que se constela
y siembra brisas
por los planetas
de la otra gente
que los encuentra.
Gente mía,
nuestra gente.

sábado, 7 de junio de 2014

MENINA

Mucho ayuno de presencia,
dieta de ausencias,
me alimento de horas vacías,
hueco tiempo diurético.
Luzco palmito de hidalgo,
desnutrido de esperanzas
y en el sueño combato
contra gigantes de aspa seca
que custodian tu cautiverio.
Mas despierto y descabalgo
de bruces contra el pavimento,
el hueso cruje y el alma escarcha.
Asumo tu crueldad de infanta,
menina atrapada en lienzo amargo.

miércoles, 4 de junio de 2014

CARNE

La carne que entrego,
carne sedienta de zumos,
es honesta carne exploradora,
carne que persigue lo encarnado
y las aguas bravas donde la carne explota.
Carne viva, encarnadura,
carnal ofrenda y sacrificio,
sal carnosa,
violín de espumas. 

martes, 27 de mayo de 2014

Viento sur

No tengo peso
en los días sonoros.
Pesa el vacío entre la idea
y provoca migraña
de incertidumbre.
Los sucesos y los azares
marcan mi paso sin compás
y diente de león
me proclamo.
Actitud inocua
ante la grava de arista
de las proximidades.
Mañana,
quizá,
viento sur en la ventana. 

lunes, 26 de mayo de 2014

Inerte, inocuo.

Llega un día,
cualquier día,
y no cala ni el frío,
la lluvia se desliza inocua
por el rostro impermeable.
No duele la cuchilla
que la carne absorbe.
Podría recoger sentencia
de capital pena
y firmar el recibí
como certificada propaganda.
Llega un momento
en que la hora es dígito
y la memoria escombro.
Cuánto hueco sobra
en los entresijos.

lunes, 12 de mayo de 2014

Tarde muerta

A ras del ánimo
sobrevuelo las palabras
que cordiales se presumen,
mas espino reivindican.
La cerrazón de la tribu
es hojarasca crujiente
al paso lento.
Errado soy en los senderos
y herrado en plomo
mi calzado denso.
Mataría las aves de bando espeso
que roban luces de tarde muerta.
Y la rabia,
original fruto
de árboles sin ciencia,
fermenta en vaso de aluminio.

domingo, 11 de mayo de 2014

Ríe.



Bien parece que mal
es mejor
y así nos reafirmamos.
Y me miro
y me contemplo
como testigo ajeno,
espectador invitado
a la ópera buffa,
en la que canto coros
en tercera voz.
Y me cuestiono,
a estos años
de fajador,
si no debiera
renunciar al tongo.
Ríe, payaso,
rezaba el aria triste.
Ríe, o no sé,
la lágrima ya no inmuta
el maquillaje,
la función es incierta
en esta carpa demencial.
Debe el show continuar,
o degollar al apuntador
que martillea la sien hastiada.

viernes, 9 de mayo de 2014

Minotauro

Una res antigua,
toro negro de tornado,
me tiene querencia al pecho
y persigue la cornada
en un coso que no busqué.
No hay estoque
ni engaño de muleta
en mis manos paganas
y asumo el fuego,
dolor de bramido
viendo el asta que me anhela.
Luna de cal viva
orbitando los anillos
que acotan mi mal fario.
Diestro de nada,
matador de versos,
sin ruedo ni gloria,
cautivo del alvero
de un coso conjurado.

jueves, 8 de mayo de 2014

Cruda realidad

La realidad cruda
mejor se digiere que la cocinada
en mezquinos hornillos
de fuego taimado.
Lo mío yá es ajeno, 
de enajenado en bazares
de peristas usureros.
De lo vuestro, la espina
de hostil alambrada
es lo que asumo,
la concertina necia
de blindar miserias.
Así será,
pues carencia de luces
hay en las trastiendas.

miércoles, 7 de mayo de 2014

Puerta de humo

En prescindibles días
procede absentismo del estar,
no ser tangible y así,
no padecido.
Pasajero accidental
y subalterno
de la ruta común
por la jornada.
No miréis para verme
que transparente me reivindico,
fluido,
derramado,
visillo de llovizna,
puerta de humo.

Sangre y amnesia

Escucho silencios de arena,
mientras mastico vidrios
de hieles rotas,
persiguiendo el aire
que despide el desplante y huyen,
los ojos huyen proscritos,
reos de mentiras a chorro
de la fuente de la que bebes.
Cartón mojado
es mi techo bajo la galaxia.
Partícula acelerada
en el giro,
presta al apocalípsis,
hambrienta de planetas
y supernovas,
soy mínimo y terminal
de las materias.
Quizá llueva en las macetas rotas,
quizá la sal no sea de la espuma,
es posible que la sangre
carezca de memoria.

sábado, 3 de mayo de 2014

Sociedad

Somos sociedad, me dicen,
y yo veo rebaño
de corderos pascuales,
no sé,
espectadores merinos
rodeando la mansión
de los atrapados en el evento.
Hay Viridianas vírgenes,
siempre piadosas,
entregando raciones de virtud
al zafio indigente indigesto
del vino agrio.
Apóstoles de la estafa
y mesías de tertulia
rivalizan en el trueque
de conejos por liebres
de monte urbanizado.
Europa es cajón de sastre, 
desastrado de patrones extraviados. Nos agota la fábula plagiada
con trucada moraleja.
Y al Este los fusiles
y las banderas de mortaja.

miércoles, 30 de abril de 2014

Puedo escribir lo que no leas,
igual que hablo en tu vacío,
yo que te hice en parte
para perderte,
pues entrego espada
y capitulo.
Igual hay día
en que recuerdes,
o que reclames presencia,
si vivo, estoy
o si estoy vivo.
Y aunque no sepas,
no quieras saber
o así te forjen,
yo sabré,
seré a tu lado.

martes, 29 de abril de 2014

Tanta mierda

No me deja la aurora
hablar del día.
Molesta lo inmediato,
por imprevisto
en la decepción al minuto.
Para qué el avance, 
si en joder está
latente el gatillazo.
Sesteo sin afán
por no decantar lo amargo.
Cobarde.
Sí.
Quizá cansado,
cautivo,
desarmado
al devenir.
Tanta mierda
y toda falsa.

lunes, 28 de abril de 2014

LO VUESTRO

Podría preguntarte el precio
del dobladillo del alma,
sé que me dirás que es barato
plegar razones,
por treinta monedas
tendré buen terno
que adecente mi estampa
a redento pecador.
Puedo preguntar por la esencia
de lo humano de a diario
y me llevarás excursionado
a santuarios dominicales
que me ilustren de nada.
No alivia de luto
tu vida eterna,
ahora tornada multiverso
como guión adaptado.
Bien sé que mientes
aunque te creas creado,
miedoso simio que mendiga
prodigarse en ese tiempo que no es.
Déjame condenado
a esas penas que te intimidan,
así, descreído de lo vuestro,
dudoso de lo real. 

Disonancia

Un recinto sitiado,
burbuja en lava,
navegando la llama
y la catástrofe,
leve coraza
de aguas tibias
para batallas perdidas
a priori.
Es el aria
en el bramido,
la joya en el vertedero,
fuera de lugar
y tiempo.

domingo, 20 de abril de 2014

Palabra de arista.

Aflora en lo diario,
como llovizna de abril,
la palabra de arista
disfrazada de inocencia.
No intencionada puede
desvelarse la saña,
el mal querer
mal solapado. 
Interés insano
por saber para mal.
Y el síntoma
es diagnóstico
de anómala catadura.
Tumor de resabios
instalados en la nuca.
Crece la araña
en las sedas de la mente
y muerde los afectos
infectando vileza,
distancia de repulsa,
amargor de inercia.
Acotando las valijas
de un viaje concertado,
probable naufragio,
vuelo cancelado.

jueves, 17 de abril de 2014

Gabo

Anunciada era la muerte 
en las crónicas sin alma,
pero Macondo llora,
huérfano de las cartas
que el coronel espera
y que ahora, en certeza,
no tiene quien le escriba.

martes, 15 de abril de 2014

En el tornado

En la espiral feroz
de las incertidumbres,
tengo billete de ida.
El tornado es mi medio,
con parada breve
a silbato de acontecimiento.
Más allá del arco iris
no hay más magia
que voluntades.
La nube,
siempre la nube
en remolino,
peregrina y compañera.

Palos de ciego

Palos de ciego
son mejor
que regalar mejillas
a la bofetada injusta.
Morir matando
es la opción
a otorgar el cuello
en el patíbulo. 
Vencido en las batallas
antes que cautivo
del azar y el tiempo.
Algo habrá que hacer,
aún despeñado,
pues la inacción
es asma terca,
ojeador ahorcado.
No se deshila la madeja
por gravedad
o anhelo,
corte reclama
a riesgo de amputarse.

domingo, 13 de abril de 2014

Saeta

Por ahí pasa la sangre
ensalzando el sacrificio,
sumiso pueblo costalero,
sobre la espalda los oros,
el rito primitivo
para asumir miseria.
Y tu pecado es la pobreza,
la ignorancia sometida
por las mantillas y los ternos
con bastón de azote de plata.
Levanta el miedo
a fuerza bruta,
con la testuz doblada,
que tu humildad esclava
la tapan los terciopelos.
El incienso oculta
tu sudor añejo,
y desde un balcón lloras
tus arcanas penas
sobre un cordero mártir
que glorias te promete.
Cuenta tus faltas
e implora perdones
a quien te enajena.
Obleas falsas
tendrás en recompensa.

sábado, 12 de abril de 2014

Previsión

Se apilan las isobaras
en el mapa anímico
y los frentes son aspas
de ciclogénesis de entretiempo.
Astenia más que fundada,
ineludible ansia en meteoro,
diluvio de hiel,
secano de cardo.

jueves, 3 de abril de 2014

Verbo y carne

Cómo se funde la coraza,
tornando el acero en aguas
de lágrimas sitiadas,
cuando el pánico te aborda
portando posibilidades negras
que nublan lo más tuyo,
lo forjado no hace mucho,
tu leve reflejo,
tantas veces acunado
bajo desafinada nana.
Y el dolor probable
se te entrega duplicado,
no bastando las atmósferas
para aliviar tu ahogo.
Ansia seca,
pena pura,
a granel cada mañana,
cada noche.
Y te desnudas de la idea,
de los contextos
y los textos,
pues nada vale,
nada ayuda,
cuando la pregunta,
acorralada entre interrogantes,
porta parte de tu nombre,
es tu verbo,
verbo y carne.

martes, 1 de abril de 2014

Tras la rabia...

He visto las dunas
por sábanas fieras,
navegué las pieles,
bebí las fronteras
y el néctar de la redención,
mas tu sabes que yo
colgaré mis zapatos
en hilos de lluvia,
soliviantaré charcos
que duermen a oscuras
y quizá, a lo mejor,
tras la pena, la flor.
Haré casa en tu valle
sembrando ventanas,
cortinas de niebla
huídas de mañana,
mi locura en porción,
tras la rabia el amor.

domingo, 30 de marzo de 2014

Red social

Activar alertas en las flores
para que den noticia,
entre lluvias,
de estación.
Suscribirse a las sonrisas,
a las luces entre hojas
de algún parque endomingado.
Debatir en línea
de terraza cervecera
sobre el vuelo de las faldas
al paso de aves altaneras.
Escribir sobre lo anejo,
lo inmediato en superficie,
con las palabras lavadas
en el caño de una plaza.
Conectarse con la vida,
la insulsa y cotidiana,
respirarla como usuario, 
masticando melodías
de mirada en contrapunto,
canto de sol tibio
sobre fanfarria
de alborotos infantiles.

sábado, 29 de marzo de 2014

Jirones

Estos jirones de palabra
que virtuales se asimilan
tienen textura de desgarro,
humedad sanguínea,
y pierdo gramos de ser
en la escritura de reyerta.
No sabría si es terapia
o cilicio penitente,
pero duele el verso
como vivir duele.
Demasiado dejo
en la torpe métrica
que desnuda os ofrendo
y días hay
que agonía de hemorragia
experimento.
Nada renta este tormento,
devaluado a la lectura,
salvo algún leve aliento, 
cómplice y analgésico.
Caídas de calvario
sobre el empedrado táctil
de abrasivas arenas
de vidrios de pantalla.

jueves, 27 de marzo de 2014

Esta puta España

No me encuentro
en la burbuja,
permeable es
la pretensión,
pero el destierro
me invoca.
Tanto os odio
como os sirvo,
mezquinos sacerdotes
de la moral pautada.
Estrategias tenéis,
de altas miras,
que en el terreno dan
ladrillo en boca.
Si la rabia es la cadena,
la transmisión
de vuestra ruta,
pensad en esta tierra,
de sedientas cunetas
de sangre injusta.
Si de Caín hacemos
nuestra bandera,
no habrá niños
que tal legado perdonen.
Puta España
la del derribo,
la de la resta,
la cofradía adversaria,
costalera de un poder
siempre perenne.

jueves, 20 de marzo de 2014

Negro cordero

Fuera de lugar
en la especie, 
el más negro cordero
del rebaño pálido
que sigue la pauta. 
Hay días de fuga, 
de imposible parapeto 
ante la espuma y el salitre, 
corrosivo de la idea. 
Demasiados frentes 
para un soldado viejo. 
Desertar del cretinismo 
que uniforma las opciones. 
En un lado lo injusto, 
imbatible y perenne 
en apariencia, 
en el otro catecismos 
y querencia de jauría. 
Para cuándo la razón 
y el común sentido, 
el liderazgo honesto 
que abra caminos nuevos, 
luz sin modelar.

viernes, 14 de marzo de 2014

De la soleá a la toná

Empapado de sur,
de luz y viento,
de redoble colorido
y voces en quiebro,
retorno al norte
donde la nube habita
y el verdor es hábito.
Dejo las herraduras
de las moriscas arcadas
y la reja en arabesco
para volver a la ojiva
o al medio punto
en sillería.
Las aguas lentas
de los ríos amplios,
cambio por el torrente
y las espumas fieras.
De la soleá
a la toná
hasta próximos recesos.

jueves, 27 de febrero de 2014

ENTRE DOS AGUAS

Impulsos suicidas tiene el duende,
desconsolado huérfano
de unos dedos de agua
nacidos entre corrientes
de sales milenarias.
Se seca la madera
de los mástiles trasteados,
agrietada la caja
sin el eco alado
de palomas de espuma.
En silencio se fue,
humilde y descalzo por la arena,
entre dos aguas bailaoras,
quien te dio nombre,
guitarra,
quien supo vestir de gala
el quebrado quejío
desde sillas de enea.
Único y eterno,
compás de carta celeste,
la música es más viuda
en un febrero ya gastado.

lunes, 24 de febrero de 2014

Nubes viejas.

Nubes viejas,
amarillentas de usadas,
son las que modulan
este clima rotulado,
lloviznas desganadas
sobre páramos cuadriculados.
Luz abortada
en prematuro,
destello de consolación
y vuelta al zumbido,
la estridencia perenne,
leve y crónica
de folio arrugado
conteniendo frustradas cartas
de amor u olvido.
Cuarteadas nubes,
acartonadas de fluídos
clandestinos y urgentes.
La rotación es norma,
la traslación imperceptible
en este cosmos local,
maqueta del anhelo.

viernes, 14 de febrero de 2014

DÍA.

La convención en ramo,
la fecha manida y el almizcle,
fundido en ocre.
Santoral de afectos,
carnes y mieles,
pétalos perdidos
por sábanas apaisadas
y la torpeza
de vivir suspenso
de lazos de abrigo.
Somos eso,
amasarse como alivio,
abrevaderos de alientos
persiguiendo plenitudes
para sellar los pliegues.
Será el absurdo,
pero será. 

miércoles, 12 de febrero de 2014

sábado, 8 de febrero de 2014

Malas aves

Una plaga de gaviotas
que nubla la luz más fiera
levanta rabiosas olas,
titanes de sal y arena,
homicidas de colores,
cofrades de las cadenas
decapitando las flores,
quebrantando las maderas
de debutantes pesqueros
que faenan las canciones
de algún náufrago trovero
perdido en los espigones.
Imperio de malas aves
que rinden culto al agüero,
procesionando en las calles
los silencios del cordero.

domingo, 2 de febrero de 2014

Finitud certera

Las lágrimas rotas
que hoy viertes,
lanceada feroz
por el saber de muerte,
cercana y casera.
Y sientes la ausencia
en bruto
mientras los recuerdos
hurgan
tu infantil corazón
y te rebelas al tiempo
y a los espacios transitados
de la mano que ya no es.
Aprendizaje cruel
de la verdad más seca.
La finitud certera.

miércoles, 29 de enero de 2014

Imprescindibles

En la memoria la huella,
estampa tatuada
de la presencia huída.
Las obras incompletas,
los oportunos silencios
que evocan caricia de palabra, 
luz cálida de sonrisa.
En la memoria la vida
que ser no pudo,
mas colma los vacíos
con la asunción del eco.
Los imprescindibles,
la siempre breve lección
que precisamos en la forja
de ser mejores.

lunes, 27 de enero de 2014

Noches cuarteadas

Estas noches cuarteadas,
de pergamino seco,
que proyectan luz hueca
sobre el cristal líquido
de las ventanas al dato,
son noches derogadas,
noches sin saldo de vida.
Ruido transparente
de palabras otorgadas
en escritura no tasada.
Me gusta la intención
mas odio el protocolo
del vertido de idea falsa,
procedente imprecisión
compartida en epidemia.
Te leo cancelado,
en suspensión de visita,
y todo es aire
que espesa en malas nieblas.

sábado, 25 de enero de 2014

Bocanada

Morder el aire
para atrapar alivio
a la asfixia que impera
a cada absurdo cotidiano.
Y desafino en partitura
de dentera,
y no puedo ver adagio
en descarrilados acordes
de vías sin peralte.
Ansia que viene
y devora las mesuras,
pretendidas como cláusula
de un contrato amarillento.
Para qué las voluntades
en el papel pintado
con tintas en falsete.
No será hoy tampoco
el día de la alondra.
Fallecen ruiseñores dorados
al paso del graznido.
Será verdad
que la luna miente. 

viernes, 24 de enero de 2014

Presentido

Con verdes racimos
de lágrimas destiladas
decoro las escenas
que desiertas se me antojan,
porque no hay capitel
que mi fuste corone
y como pilar seco
sustento bóvedas de humo.
Es canto viejo,
repetido en trayectoria
porque es bucle la andadura.
Disculpas pido
por estas reincidencias,
cierta es la errata
de los combados renglones,
mas mi argamasa es terca
de adobe presentido.

miércoles, 22 de enero de 2014

Obturador de fugas

Mujeres rotas
de dolores molidos
que en ansiolítico vegetan,
hasta la luminosa noche
en que la ventana ofrece
billete de ida.
Yo te retrato cuando no eres,
sumergida en el estanque
de espejismo
que quizá viste en ese patio.
Cerrando el libro
sin saber de tu relato.

domingo, 19 de enero de 2014

Rostro acantilado

Telarañas de plomo
en las cuatro esquinas,
atrapando sueños
sin reeditar.
No voy a morder
las acolchadas paredes
buscando arista
pero ventana reclamo,
aire madrugado
y luz lavada.
Mas el pasillo ciego
sólo escucha
pasos de visita.
Doce horas
de viento seco
en la isla cubierta
erosionan urgentes
este rostro acantilado.

lunes, 13 de enero de 2014

Sin canales

Si la muerte no lo impide,
el día puede que llegue
en que sea yo,
plenamente autentificado,
envasado al vacío
sin aditivos.
El genuino yo,
no la versión adaptada
a los contextos,
sin licencia poética,
sin dos de azúcar.
Ese día apartaos al paso
de los ángeles negros.
Hasta el amor arrasa
los vergeles artesanos
cuando es viento sin canales.

domingo, 12 de enero de 2014

Palabras prematuras.

Equilibrar el peso
de las palabras silvestres,
paridas sin gestar,
en el cuadro descolgado
de ese clavo indolente,
es el objetivo inmediato
o serlo debiera.
Mas se expande la duda
que en el dolor germina,
rostro seco ante la lluvia inerte,
paso corto,
el reloj dispara alfileres.
La espiral no cesa
en su labor de viento.
Cansancio a baldes
sobre los hombros crujientes.

Mala noche

Y te cantan los dolores,
como si fueran pecados
que labraste ufano,
cuando osas abrir la espita
de la opinión del entorno.
Y tú,
idiota que debes
callar hasta a las farolas
que te arrojan miradas
tibias a tu paso torpe,
osas sacar la rabia
que te pudre a gritos.
Se desmorona la arquitectura
de los puentes sobre el cieno.

martes, 7 de enero de 2014

Partida

Más que probable es
que extemporáneo yo sea
y de ahí venga el desencuentro
con estos días convexos.
Desubicado me llaman,
que el contexto no digiero
y mal acomodo tiene
mi ácido estar,
mi gris presencia.
Desentono
del entorno, 
aun sin encono
en mis perplejidades.
Empatizar pretendo
con las frases maceradas
pero aflora el agrio
a la sazón saturada.
Qué tratamiento precisa
mi patológico desacuerdo
pues si no cuerdo,
loco soy,
y en otro caso
es el paisaje
el erróneo
para esta figura simple.
Será el guión
el impreciso
a falta de director.
No sé,
quizá una ola,
una breve ciclogénesis,
recoloque las piezas
que den coherencia
a esta partida
siempre en jaque.

lunes, 6 de enero de 2014

Escollera

No podrían las escenas
estar siempre al acomodo,
ergonómicas las circunstancias
a nuestros pareceres,
ni mutar las luces de las flores
según los ánimos
pues de nada somos amos,
solo inquilinos pasajeros.
Pero los cristales molidos
amalgamados en melazas
no dejan de ser aristas
de digestión sangrienta.
Por mor de la paz
no se acatan los martirios
y el derecho de presencia,
propia y anexa,
empuja a afilar
desgarro y mordedura.
Mi barca intenta
salvar escollo,
pero tarda siglos
la paciente ola
en modelar la roca,
la piedra necia,
orgullo de mineral
heredado.

Sin querer casi

Martinete de reincidencias,
sin propósito a la vista
de enmendar la absurda vía
que desmantela mis andenes.
Dañar no es amar
por más que el sentir duela.
La melodía no se acompasa
deglutiendo las imprescindibles notas,
obviando los acordes justos
para evitar desafinados.
Duele lo propio enajenado,
aun en calientes paños
de obligada corrección.
Vistas negras
en incierto horizonte
que se hunde vencido
por el peso del escombro.

viernes, 3 de enero de 2014

Los once del Alba.

Alba by Juan Luis Nepomuceno

Hoy que cruzas
la puerta engalanada 
para entrar dispuesta
en la década segunda, 
hoy que aun no pesan
las células perdidas, 
todo es ganancia en tu trayecto 
mas tu crecer me encoge.
Retornan a mi espejo 
tus aladas risas, 
la paz envuelta
que tu calor me daba, 
durmiendo al cobijo 
de rotas nanas desentonadas. 
Tras que la vida te mostrara
que los cuentos también acaban, 
que el colorín tiene grises 
y cárdeno es el colorado, 
por capítulos emborronados, 
que huérfana es la culpa 
de las felicidades difuntas, 
sigues tu andadura leve 
por esta cuerda floja, 
sin mirar a veces
mi atenta mano 
que la tuya ansía. 
Soplarás la oncena 
de pequeñas llamas 
que te suman en el tiempo 
y celebrarás la vida 
mirando al frente, 
que no es momento 
de girar cabeza
en este tramo. 
Vive que te vivo, 
aun en tus ausencias, 
armado de linternas 
borradoras de penumbra. 


ÁNGELES DESERTORES.

Bastará una cuartilla  para la biografía cribada  de este impostor mudo.  Se cuela el aire  por mis pliegues  de pergamino  y ...