sábado, 29 de agosto de 2009

EL HOMBRE ERIZO

Quién le pondría al hombre
vestidura de zarzales
para que deje huella
de herida
allá por dónde pasa,
para que ofrende clavo
a quién amable se arrime.
Quién dotaría a la palabra
de torpe cuchillo mellado,
de sílaba en estocada,
punzando oídos
que esperaban razones.
Quién tapizó la mano
con caricia de lija,
abrasiva de piel amante.
Quién nos hizo y,
de no hacernos,
qué evolutivo capricho
nos tornó especie lesiva.
Por qué dejar dolores
como rastro vital.
 Cómo respirar
sin expeler llama asoladora.

jueves, 27 de agosto de 2009

HABRÍA

Habría que romper los muros,
a golpe de luna creciente,
de las celdas a medida.
Soltar las aves retenidas
y que el viento azul
barra el polvo anticuario
que atora el engranaje.
Habría que nacer
con título
para gestionar la vida.
Crecer a pasos cortos,
caminando estancias
ordenadas,
y morir a tiempo
devolviendo el equipo.

miércoles, 26 de agosto de 2009

CANTO ALEGRE (RÉPLICA)

Cuando te llega la pena
dentro o fuera de contexto,
ten en cuenta este texto
que te escribo con las venas.

Quita el frunce de tu ceño
y tan solo ten en cuenta
que la vida es una renta,
que se gana con empeño.

Sólo la vida tienes
más allá nunca habrá nada,
así que vive a oleadas,
a impulsos y a quereres.

Y si se te pone oscuro,
asómate a la ventana,
aunque sea con desgana,
mas no mires hacia el muro.

Que cada minuto lo debes,
que no es gratis la existencia,
así que deja la querencia
que te atrae a padeceres,
Déjate ya de enredarte
en cruel melancolía
que te lleva a la agonía
y tendrás que lamentarte,
y tira de los caminos
de las traviesas de vía,
seca las alas un día
y sobrevuela el destino.
Cuando te hayas percatado,
de los minutos perdidos
en vivir reconcomido,
el reloj habrá avanzado
con la cuerda ya agotada,
y lo que no hayas gozado
pues lo habrás padecido,
y no habrás vivido nada.

UN DÍA CUALQUIERA


De repente
llega un día,
sin previo aviso,
y muta la esencia
de las horas que lo forman.
Se descabala el mapa
del horario
y los minutos
se funden deslizándose
entre los dedos del mortal.
Son días necios,
que arrinconan
contra los muros
o te empujan solícitos
al filo del acantilado.
Se empeñan en el desastre,
o en la ansiedad sobrevenida,
la visitante extemporánea
que rompe tus cuadernos.
Y la memoria,
aliada de la conjura,
trae los grises,
los negros,
y enturbia la luz
de lo que era
un buen día.
Días para no estar,
no verse,
no sufrirse
ni ser sufrido. 
¿Qué te pasa?
Nada.
Y es nada
pues es vacío.
Es el cero
que se acintura
en tu cuello,
axfisiando anhelos.
Pero pasan,
esos días pasan
y vienen otros gratos,
a ratos,
o no,
o regresan
y se tornan sintonía,
guión,
del serial vital
que uno escribe.

lunes, 24 de agosto de 2009

FELICIDADES

Esto es así, ya pasas de cuarenta

y aunque parezca inoportuno

ya son cuarenta y uno

así sale la cuenta.

 

Pero nunca es triste el cumplir,

que cumpliendo se acumula vida,

las horas ya vividas,

las que quedan por vivir.

 

Y por eso yo te felicito,

que es tu día hoy en este año

y estos versos apaño

y envuelvo en regalito.

 

Mejor no des vuelta a la cabeza

y mira al frente que queda camino,

que es tuyo tu destino,

no de nadie a quién se reza.

 

Y para cuando soples tú las velas,

a tu deseo súmale otro mío,

que no es un desvarío,

que lo siento bien de veras.

 

Que sea siempre grato tú destino,

que los disgustos sean sólo leves,

que los dolores breves,

sin empinar camino.

 

Que aunque poco a ti le lo parezca,

tienes la mano torpe, a tu lado,

de este transtornado,

y que las flores crezcan.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

domingo, 23 de agosto de 2009

DE AGUAS DULCES (y saladas)

Fuentes hay,
manantiales,
arroyos límpidos,
turbios,
vertidos,
charcas claras,
lodazales,
ríos,
ríos mansos,
verdes de tiempo,
bravos,
de espuma hirviente,
torbellinos,
turbulencias,
remolinos hambrientos
de sirena,
nube,
hay nube,
en visillo del sol
o mordaza negra,
y lluvia,
llovizna leve,
suspensión,
y aguacero
raptando arenas,
y trueno,
rayo fulminante,
recio de luz cuel,
castigando árbol
por arrogancia.
Y de lo dulce
al mar,
al término,
al indomable
y magnético
pariente
de la luna.
Señor
de las espumas
de orillas
en lecho.
El mar,
armado de sal
en defensa
contra el sediento.

viernes, 21 de agosto de 2009

CANTE DE ALBA


Cuando planté mis claveles
en una reja lejana,
allí dejé mis papeles,
allí sembré mis mañanas.

Así ando indocumentao,
topetando en las fronteras,
sin estar abandonao,
que me cuida el Alba entera.

Que yo me abrigo en sus risas,
en sus cantares locuelos,
en el volar de su pelo
y su aliento que es mi brisa.

Que yo no tengo extravío,
que sus ojos son mi Norte,
y su cara es el soporte
de mis labios florecíos.
Y si merece la pena
el vivir por lo vivío,
será por haber tenío
para mí el Alba entera.


SE HACE SABER...

Pasan las gaviotas
pregonando edictos,
bandos publicados,
prohibiendo el vuelo
al hombre iluso.
Razones de seguridad
recomiendan la medida.
Prevención de colapsos
de ingénuos entre antenas,
de borrachos de ideas,
con alta tasa de lírica,
entorpeciendo el musgo
de las tejas honradas,
las que limitan
las mentes
de vocación levitante.

miércoles, 19 de agosto de 2009

CANTE GITANO (TENTATIVA)


Porque yo la vi en el río,
lavando colas de estrella,
cuando ya se había “ío”,
robé del barro su huella.

Y esa blanca pisada,
“salpicá” de polvos de luna,
tendí bajo mi ventana,
oreada con brisa pura.

Seca ya, copa la hice,
grial de mis ceremonias,
me emborraché lo que quise
con vino de breve gloria.

Y por culpa de aquel robo
de una pisada con dueño,
en el penal me deslomo,
y grito “la vida es sueño”.
Y soñar siempre es pecao
de perpetua penitencia,
por mis ansias condenao,
pero es blanca mi conciencia.
Que yo solo fui al río,
y la vi lavando luceros,
y por haberla querío
se me perdieron los fueros.

martes, 18 de agosto de 2009

BEDUINO

No sé

a qué se debe

que vea las nubes

en malva.

No entiendo

por qué,

tras larga anestesia,

siento la bandada

de gorriones

que anidan

en la entraña.

Puede que esté

sanando

de la ceguera,

la sordera

y el entumecimiento.

Mal buscado,

coma inducido

en terapia paliativa.

Puede que se vea

salida a los túneles,

tras los aludes,

y emerga el valle.

O puedo mentirme,

piadosamente,

edulcorando verdades.

Mas ignoro

previsibles recaídas

y gozo de este estado,

éste despertar

en azules

visibles,

quizá posibles,

y yá habrá tiempo

para grises si,

quién quiera que pinte mi lienzo,

retorna al claroscuro.

Parece ser que vivo

y, aun siendo parecer,

oasis de espejismo,

lo vivo a trago largo

que le queda sed

a mi garganta

de beduino.

lunes, 17 de agosto de 2009

A SALVO, O NO.

Y uno se cree

a salvo de escalofrío,

mas la vida,

agazapada

tras las columnas

de lo edificado,

te tiende emboscadas

con frescos susurros

que erizan pieles,

aparentemente curtidas.

Y uno se cree

inmune a las pandemias,

y un día,

el virus incubado,

desata fiebres

y sudores retenidos,

y surge la aprensión,

la duda

y el delirio.

Y el vacío,

el hueco de entraña

que demanda relleno,

arrastra la mente,

en remolino turbulento,

a las profundidades

atestadas de corales,

y dónde los peces

orbitan tu cuerpo

que se torna planeta.

Mas todo es sueño,

que dijo el reo,

todo es eso,

hipnótico afán,

impresión latente.

martes, 11 de agosto de 2009

TELÉFONO

Son a veces voces,
las que dibujan
ovillos
de sentimientos,
al otro lado
del cable.
Voces que dan
candor sin compromiso,
en conferencia templada,
las que te traen
recuerdos
de aquello que fuiste,
de dónde fuiste
y de cuándo.
O lo que serás,
si llegas a ser,
o lo que eres
y que,
a veces,
se te olvida.
Hay voces
que envuelven
fríos micrófonos
de pasta recia
derramando
sedas
sobre tu oído ingrato.
La voz,
aun por cable,
es palabra musicada,
y es piel,
y es labio,
y es mano de amigo,
y regazo antiguo
de madre,
de hermana.
El auricular
entrega
el envío con postdata.

CUMPLIENDO



Sigo aquí
tras el cuatrienio
que siguió a la cuarentena,
sumando tiempos.
Sumando y sigo,
con deber y haber,
más de aquello
que de esto,
sobrevolado
por los ciclos lunares,
expectador y actor
de la comedia,
la tragedia
o el sainete,
más bien entremés,
pues uno sólo
es intermedio,
promedio,
mediocre ser
entre los seres
que son y están.
Y estoy,
entre dos cuatros
cuarteados,
cuadrado
y descentrado
en algún cuadrante
del mapa vital.
Joven,
maduro,
viejo,
depende el día
o la hora concreta,
el clima y las mareas,
y la edad de la pupila
que me observe.
Edad relativa
mas matemática,
tiempo mensurable
de intensidad intangible.

lunes, 10 de agosto de 2009

Laberintos


Hay laberintos
de espejos
en la pupila
del mar.
Laberintos arcanos
de extravío cierto.
Laberintos de coral,
de nácar milenario,
lacado a canto
de sirena de odisea,
de llamada a la sima.
Huye,
navegante,
de la mieles
de tempestades
prometidas.
Asegura el timón,
siempre necio,
amotinado,
y recobra el rumbo
y navega sin naufragio.

jueves, 6 de agosto de 2009

MASCARADAS

Con vocación de carnaval,

fijada la máscara a sutura,

no hay rostro cierto

bajo el simulacro.

Sonrisas venden,

acartonadas,

lacadas de esmaltes

que dan brillo

a la guarida de la larva.

No hay gesto,

sólo estampa,

y la palabra,

orquestada

en dictada partitura,

no es sino soniquete,

estribillo de organillo.

No hay piel

tras el antifaz,

calavera explícita,

anatomía inerte,

engalanada a conveniencia.

Sigue la danza,

hierático aquelarre

de figuras en tiovivo.

 

 

 

 

miércoles, 5 de agosto de 2009

SED DE SOL

Hay soles

que alivian la garganta,

reseca de lluvias

y nieblas áridas,

y dan frescor de rayo

tibio en infusión.

Bronce pálido

para el labio

que busca el cáliz,

el grial de la luz

de un sur

que habita

en memoria,

en arcón genético,

baúl de raíz nudosa.

Hay soles indigentes,

siempre moribundos,

que se justifican

disolviendo penumbras,

luz tímida

tras visillo espeso.

CERRADO POR REFORMAS

Naufrago

de una mancha

indeleble,

perenne

y retroalimentada,

embalado en grises,

no reconozco

mi andamiaje

de reforma postergada.

Porque ya no hay aves

anidando en mis almenas,

y no hay vuelo

en mi palabras de plomo.

Podría enfoscar

las grietas

de mi fachada en cuarentena,

apuntalar las vigas

del ser

con afán de ser,

arrendando salas,

o largos pasillos

que convergen

en el muelle,

donde atraqué la barca

que me lleve

al río cierto,

inevitable.

martes, 4 de agosto de 2009


No consigo
lo que persigo.
Al menos lo digo,
al abrigo
de vanas esperanzas,
ahitas de tardanza,
rotas las lanzas
que empleo
en el tanteo,
así me veo,
inerme,
mi mente duerme
sin tenerme,
sin prometerme
que no enferme
de la febril locura
que rasga las costuras,
me hunde en la impostura
que me reclama,
como una llama
que desescama
mi áspera piel
de pez nadando en hiel,
humedad cruel
de turbulencia,
violencia
sin conciencia.

ÁNGELES DESERTORES.

Bastará una cuartilla  para la biografía cribada  de este impostor mudo.  Se cuela el aire  por mis pliegues  de pergamino  y ...