jueves, 15 de noviembre de 2007

ABUELO

Ojos de brillo perdido,
secos de años llorados,
que vieron todo,
el horror que aró los surcos
de la vieja cara
y nevó la testa orgullosa
del que solo espera
cerrar el libro.
Teme el ciclo,
el retorno de aquello
que no debió ser
y fue,
y hueca dejo el alma
de una tierra áspera
ávida de fosa y plomo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...